Carta de Maduro a Putin ante el Día de la Victoria

PIA.– Ante la conmemoración de los 70 años de la victoria de la Gran Guerra Patria, en la Federación de Rusia, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, envió una carta al presidente ruso Vladimir Putin. La carta fue publicada en el periódico impreso La Verdad del komsomo.

“Excelentísimo Señor Vladimir Putin Presidente de la Federación de Rusia Moscú.- Querido amigo: La lucha contra la intolerancia, la segregación y las pretensiones hegemónicas violentas en el mundo forman parte de nuestra visión compartida de la realidad.

El pueblo ruso en su voluntad indoblegable para construir una sociedad mejor, con respeto e igualdad, ha entregado su vida históricamente en momentos claves de la historia de la humanidad. Es por ello que recibe hoy de mi parte, y de todo el pueblo venezolano, una sentida y fraterna felicitación al celebrarse el 70 aniversario del Día de la Victoria, momento en el cual las fuerzas soviéticas lograron defenestrar definitivamente la arremetida fascista que amenazaba al mundo.

La gesta histórica que celebramos nos lleva a una profunda reflexión del proceso que ha vivido el mundo, de las luchas que aún nos quedan por librar para conseguir un sistema global más justo. Como bien nos decía el uruguayo inmortal, Eduardo Galeano: “La historia es un profeta con la mirada vuelta hacia atrás: por lo que fue, y contra lo que fue, anuncia lo que será”. Debemos tener siempre la mirada atenta en el pasado para poder construir las bases del mundo que legaremos a las futuras generaciones.

Hoy reconocemos la valentía y la entrega del pueblo ruso en las luchas de los hombres, siempre al lado de la justicia y la igualdad. La victoria que hace siete décadas se consiguió ante el avance del fascismo, le ofreció a la humanidad una posibilidad para poder aprender a reconocernos como iguales, entender que sólo en la construcción colectiva podremos vivir en un mundo de armonía y paz.

La ofensiva que adelantó el Ejército Nazi sobre la Unión Soviética fue clave en el destino del mundo. No se trataba únicamente del control territorial del planeta, era también una arremetida por pretender eliminar aquello se modelaba como la esperanza de un mundo distinto y que estaba en pleno desarrollo en este país. Por eso la violencia tan brutal, el asedio a las principales ciudades: Leningrado, Moscú y Stalingrado. Sin embargo, la resistencia estoica y valiente del pueblo soviético se sobrepuso a los horrores que dejaba a su paso esta guerra.

El Día de la Victoria tiene un significado particular para el mundo. No se trata únicamente del término de un conflicto, se trata de la voluntad de un pueblo para luchar dignamente contra la injusticia y el oprobio. El sacrificio que hizo el pueblo soviético en la Gran Guerra Patria lo recordamos hoy como una gesta fundamental.

Hay historias valerosas, como la de tu propio padre, quien fue voluntario para sumarse a esta lucha y vivió los horrores del asedio nazi en carne propia. El pueblo ruso dejó más vidas que ningún otro país del mundo durante la guerra y esto le merece la memoria y el agradecimiento del mundo entero.

Hermano Vladimir, nos unimos a ti y a tu pueblo en el significado que tiene para ustedes el Día de la Victoria. Recuerdo tus palabras en el discurso conmemorativo del año pasado cuando señalaste: “En estos días sentimos la fuerza especial de la unidad social. Nos une el sagrado recuerdo de los héroes, de los conocidos y los desconocidos (…)

Esta cohesión multinacional y multirreligiosa es el mayor legado de la Victoria. Mantener y reforzarlo es nuestro deber filial”. Mantener y reforzar la unidad es un valor fundamental para avanzar en la construcción de una sociedad justa. El Comandante Eterno Hugo Chávez, que tanto afecto y admiración siempre profirió por el pueblo ruso y su historia, colocaba el elemento de la unidad como un factor fundamental en el camino hacia la libertad plena, como cuando remarcó: “Decir liberación y unión es como redundar, porque sólo unidos seremos libres. Sólo uniéndonos, pero de verdad, es que seremos libres y le legaremos a nuestras generaciones venideras un mundo de libres y de iguales”.

Nuestros pueblos nos demandan avanzar por el camino de la igualdad y la justicia. Continuar construyendo un mundo pluripolar y multicéntrico, donde el respeto a la soberanía de los países y el principio de igualdad entre los Estados sea una práctica cotidiana. Entender que la cooperación sincera, la fraternidad entre los pueblos y el respeto a las asimetrías deben ser la base para la consolidación de relaciones que nos permitan consolidar un mundo en el que reine la paz.

Recordemos este Día de la Victoria como un hito que nos señala la entrega del pueblo ruso para contribuir con la justicia y la paz universal. Reciban entonces, de parte del pueblo venezolano, el reconocimiento a esta gesta heroica que nos enseña que por más grande que sea el compromiso, por más complicadas que puedan ser las dificultades, por más duras que puedan ser las luchas; siempre podremos surgir victoriosos en nombre de la justicia y la igualdad.”

El Midtown de Manhattan

El Midtown de Manhattan, como su propio nombre indica, es la parte media de la isla, una de las zonas más características de Nueva York y donde se encuentra el indispensable Central Park.

Efectivamente, el Midtown de Manhattan alberga Central Park, un inmenso pulmón verde que llena de vida la selva de cemento y hierro que es Nueva York, un lugar de paz y tranquilidad que constituye un verdadero oasis en medio de la Gran Manzana. Es impresionante la visión de los rascacielos desde Central Park, lo que te da una sensación de paz y seguridad frente al monstruo de la gran ciudad.

Pero Central Park es mucho más que un inmenso parque. Central Park está lleno de bosques, microclimas, lugares por descubrir, rincones con una flora increíble y una fauna sorprendente (de hecho, Central Park es el lugar predilecto para los ornitólogos por las especies de aves únicas que se encuentran en el parque). Puedes dedicar un día completo a perderte por Central Park, a descubrir lugares escondidos y solitarios en los que podrás disfrutar de la naturaleza más bella y sorprendente.

Pero, además, Central Park es un lugar lleno de vida, de actividades a realizar al aire libre, de atracciones donde disfrutar de la naturaleza en medio de la gran ciudad, de personajes pintorescos de todo signo, de artistas en busca de una oportunidad, … Central Park te va a encantar.

Indispensable visitar en Central Park Strawberry Fields. Se trata de un jardín obra de Yoko Ono, dedicado a John Lenon, inaugurado el 9 de octubre de 1985. También es indispensable visitar el Zoo de Central Park, así como el Conservatory Garden, el Shakespeare Garden y los diversos estanques y lagos que hay en el parque y que le confieren una belleza especial (el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir es el principal lago de Central Park y que ocupa su parte media, al que hay que añadir el Harlem Meer, el Great Lawn, The Lake y The Pond, constituyendo todos ellos los lagos más importantes que podrás encontrar en Central Park).

Patinar, pasear en barca, comer, almorzar, echar la siesta, caminar, leer, pintar, escuchar música, hacer todo tipo de deporte, patinar, … Todas las actividades que puedas imaginar para relajarte y disfrutar de la naturaleza las tienes en Central Park. Dedícale una mañana (e incluso un día), recordando que su horario de apertura es de 6.00 horas a 1.00 horas de la madrugada; la entrada es gratuita.

Junto a Central Park se encuentra otro de los lugares imprescindibles del Midtown de Manhattan: la Quinta Avenida.

La Quinta Avenida corre paralela a Central Park, rodeada de imponentes edificios y rascacielos, de tráfico y de gentes que caminan a paso acelerado, de ruido y de bullicio, y, por supuesto, de tiendas. Efectivamente, la Quinta Avenida es el lugar ideal para ir de compras por Nueva York, con infinidad de escaparates impresionantes, de decoración exquisita, la mayoría de ellos de lujo, que obligan a pararse constantemente a disfrutar de las vistas que ofrecen esas obras de arte y diseño que adornan la Quinta Avenida. Cartier, Christian Dior, Chanel, Yves Saint Laurent, Tiffany’, son sólo algunos de los establecimientos y tiendas que vas a encontrar en la Quinta Avenida y que te harán gozar si eres amante de las compras.

Pero, además, la Quinta Avenida también te ofrece otros atractivos menos frívolos. Efectivamente, en este inmenso espacio de la ciudad de Nueva York, que se extiende desde el Washington Square Park hasta Harlem, paralela a la parte este de Central Park, vas a encontrar:

El Empire State Building: Es el edificio más alto de Nueva York y te ofrece unas vistas inigualables de Manhattan desde su observatorio situado en la planta 86.

El Rockefeller Center: Sencillamente impresionante. Este edificio construido por la familia Rockefeller durante los años 30, es uno de los lugares de visita obligada en Nueva York. Es un complejo impresionante de oficinas, centros comerciales y lugares de ocio, destacando el Radio City Music Hall y su pista de patinaje exterior (puedes visitar el interior por unos $17, ya que existen circuitos guiados), lugar que se engalana en Navidad con un inmenso abeto cuyo encendido el día siguiente al Día de Acción de Gracias marca el inicio de la Navidad.

La Saint Patrick’s Cathedral: Es una belleza, contrastando su estilo neogótico con la modernidad de los rascacielos y edificios que la rodean. Es el templo católico más grande de los EE.UU. y lo tienes justo frente al Rockefeller Center. Imprescindible visitar esta Catedral de San Patricio.

La Milla de los Museos: En la Quinta Avenida vas a encontrar una concentración de museos increíble (desde Central Park hasta el East Side), de ahí que se hable de “La Milla de los Museos”. Aquí encontrarás museos tan importantes como el Metropolitan Museum of Art y el Guggenheim, así como el Whitney Museum y el Museo de Historia Natural. Si eres un amante del arte, desde luego, la Quinta Avenida y “La Milla de los Museos” esun lugar que no debes dejar de visitar en Nueva York.

La Quinta Avenida es increíble, imprescindible y no puedes dejar de visitarla, caminando por ella y disfrutando de todos los encantos que te ofrece.

Otro lugar imprescindible en el Midtown de Manhattan es la Calle 42, que, en la práctica, forma parte ya de la Quinta Avenida. En la Calle 42 se encuentran el Chrysler Building, la Grand Central Terminal y New York Public Library, tres lugares que tampoco puedes dejar de visitar. Especialmente te recomendamos el Edificio Chrysler por la noche, ya que cuando se ilumina es un espectáculo visual incomparable.

También puedes dejarte caer por la Avenida Madison, donde se encuentra el famoso Madison Square Garden, así como Park Avenue, dos lugares emblemáticos de Nueva York y a los que puedes dedicar una mañana.

Y, sin duda, Broadway es otro de los lugares indispensables en tu visita al Midtown de Manhattan. Broadway cruza Times Square, otro lugar indispensable para visitar y que debe su nombre a que ahí es donde se encuentran las oficinas centrales del New York Times. Broadway es un lugar mítico, lleno de teatros y salas de espectáculos, lugar donde los musicales adquieren un significado especial y que no te puedes perder, ya que puedes disfrutar de uno de los míticos musicales de Broadway a un precio increíble.

Efectivamente, en Times Square encontrarás un cartel rojo en el que pone “TKTS”; ahí puedes comprar entradas hasta un 50% más baratas, por lo que no tienes excusa para disfrutar del auténtico musical americano.

Y, por supuesto, date un paseo por la 1st Avenue, en el East Side, y visita el edificio de Naciones Unidas. Es un lugar perfecto para visitar una mañana, ya que cuenta con circuitos guiados muy completos por unos $12. Puedes informarte sobre estos circuitos y las visitas en la página oficial de la ONU.

Aunque parezca poco a la vista de lo que te hemos recomendado, el Midtown de Manhattan es impresionante, al que deberás dedicar varios días completos para visitarlo todo. Sin embargo, aquí te hemos resumido lo más descatable de esta zona, lo esencial que no debes dejar de visitar. En todo caso, y si cuentas con bastantes días para visitar Nueva York, dedica varios días a visitar el Midtown, especialmente Central Park y la Quinta Avenida; dos citas obligadas en Nueva York.

Staten Island

Junto al Condado de Richmond se encuentra Staten Island, frente a Manhattan, quedando separada de Long Island por el estrecho de The Narrows. Desplazarse hasta Staten Island es la forma perfecta de disfrutar de las mejores vistas de Manhattan y su Sky Line.

Para desplazarte a Staten Island te recomendamos hacerlo por medio de los ferrys de la “Staten Island Ferry”, ya que son gratuitos. El problema es que no llega hasta la Estatua de la Libertad, aunque pasa junto a la Isla de Ellis y podrás fotografiarla. Si quieres visitar la Estatua de la Libertad, deberás utilizar el ferry de la “Circle Line” (unos $10), el cual atraca en la Isla de Ellis, lo que te permitirá visitarla de forma gratuita. Ambos ferrys salen de Battery Park, en el Lower Manhattan, la parte más meridional del Downtown de Manhattan.

Realmente, el atractivo turístico de Staten Island es escaso, salvo por la ruta de los ferrys que te permiten obtener unas vistas estupendas de Manhattan y visitar la Estatua de la Libertad. No obstante, Staten Island tiene los encantos propios de una zona típicamente residencial, con un ambiente colonial propio y que la diferencia del resto de Nueva York.

Efectivamente, Staten Island está llena de las típicas casitas residenciales de estilo colonial, con verdes jardines y con parques tranquilos y pacíficos rodeando las zonas residenciales. Staten Island rezuma paz y tranquilidad, de modo que es un lugar perfecto para huir del trasiego y bullicio de Nueva York.

Te recomendamos visitar Staten Island en otoño, cuando las hojas de los árboles se ponen de color marrón rojizo, lo que crea una postal perfecta, con los contrastes preciosos entre el verde de los jardines y el rojo de las copas de los árboles, típica de los otoños de la costa este de los EE.UU.

Otro de los atractivos de Staten Island son también las grandes fincas coloniales que se extienden por la zona, con sus edificaciones típicas, como es el caso de The Conference House o el imprescindible Museo de Richmondtown, lo que nos da una idea de la importancia de Staten Island en otros tiempos como zona residencial de las familias más poderosas de Nueva York durante la época colonial, constituyendo el lugar a través del cual los británicos abandonaron Nueva York tras la independencia de EE.UU. y el último lugar que dominaron las tropas coloniales en el país. Tras la independencia de los EE.UU., los terratenientes que se asentaban en Staten Island huyeron a Canadá y al Reino Unido y sus tierras fueron parceladas y vendidas.

Staten Island es el lugar perfecto para dedicar un día a relajarse, a pasear por sus calles, sus casas y edificios, que se confunden con sus parques, jardines y bosques, arroyos y humedales donde existe una fauna y una flora que harán las delicias de todo fotógrafo. En este sentido, te recomendamos visitar el Staten Island Zoo, el cual fue el primer zoológico de EE.UU., especializado desde sus inicios en 1936 en los reptiles, con las colecciones más extensas del Mundo de estas especies (no te pierdas la visita a las serpientes de cascabel, ya que cuenta con más de 40 variedades de esta especie).

Pero, además, Staten Island vas a encontrar una amplísima oferta cultural y museística que no te puedes perder. El Historic Richmond Town, el St. George Theater, el Snug Harbor Cultural Center, la Conference House, el Garibaldi-Meucci Museum, el New York Chinese Scholar’s Garden, …; un lugar ideal para disfrutar de la cultura y del arte en un entorno natural envidiable.

Una vez que hayas visitado Staten Island puedes volver a Manhattan en ferry, o bien optar por la ruta de Brooklyn a través del puente Verrazano-Narrows que une Staten Island con aquel barrio y, a partir de ahí, pasar a Manhattan.

Queens

Si Nueva York es una ciudad que se caracteriza por su multiculturalidad y por el hecho de haberse construido gracias a la inmigración, Queens, sin duda alguna, es paradigma de ello, ya que es la zona de Nueva York que cuenta con un mayor número de inmigrantes, entendiendo por ello a quienes han nacido fuera de los EE.UU., por lo que no se incluyen en esa referencia a los hijos de aquéllos ya nacidos en los EE.UU.

Efectivamente, Queens acoge a un grandísimo número de inmigrantes que constituyen casi la mitad de la población de este lugar, por lo que ya puedes imaginar que el Nueva York multiétnico se encuentra aquí en estado puro.

Queens está situado en Long Island, al norte de Brooklyn, quedando conectada con Manhattan mediante el Queens Midtown Tunnel (que conecta directamente Queens con el Midtown de Manhattan) y el 59th St Bridge (también conocido como Queensboro Bridge, el cual atraviesa la Isla Roosevelt). La conexión con El Bronx se realiza por medio del Puente Triborough (el cual conduce directamente hasta el Boulevard Astoria, al norte de Queens) y el Throgs Neck Bridge (el cual te conduce directamente hasta el Clearview Park y su inmenso campo de golf).

Queens sigue cumpliendo actualmente con su tradición de lugar especialmente recomendado para disfrutar del arte y la cultura. Efectivamente, en la década de los 40 fue uno de los lugares más importantes para el desarrollo del jazz y del blues en Nueva York, especialmente en la zona de South Jamaica, al sur de Queens; actualmente, como indicamos, Queens continúa con esa tradición cultural que la ha caracterizado, pero reforzándose y enriqueciéndose en la actualidad con el inmenso mestizaje que conforma el lugar: el Museo de Arte Africano, el Museo Noguchi, el Centro de Artes Interpretativas de Jamaica o el Centro de Arte Contemporáneo son ejemplos de ello.

Imprescindible es también la visita en Queens al Jardín Botánico de Queens, al Museo Americano de la Cinematografía, al Salón de la Ciencia de Nueva York y, por supuesto, al Teatro en el Parque de Queens (te recomendamos especialmente la visita a este teatro, ya que es un centro de gran renombre para el teatro experimental, con gran número de salas, en algunas de las cuales se proyecta cine de autor que rara vez tiene acceso a los circuitos comerciales).

Queens, sin embargo, es una de las zonas menos conocidas por los turistas que viajan a Nueva York, pero, desde luego, ello no significa que se trate de un lugar de escasa importancia. Si como centro cultural su importancia es indudable, especialmente en lo referido al arte de vanguardia, experimental y alternativo, no hay que olvidar que se trata de uno de los motores de la ciudad de Nueva York, ya que has de recordar que los aeropuertos internacionales de esta ciudad se encuentran en Queens, por lo que es el “borough” que primero ven los turistas al llegar a la ciudad y, desde luego, ello tiene su importancia.

Si tienes la oportunidad de escaparte a Queens no lo dudes y hazlo. Vas a encontrar un lugar nuevo y diferente que romperá muchas ideas preconcebidas que puedas tener de Nueva York. Si eres amante del arte y de la cultura de vanguardia, no te pierdas Queens.

¿Quién fue el primer presidente de Estados Unidos?

George Washington fue el primer Presidente de los Estados Unidos entre 1789 y 1797 y Comandante en Jefe del Ejército Continental revolucionario en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos (1775-1783). En los Estados Unidos se le considera el Padre de la Patria. Es considerado uno de los Padres Fundadores de los Estados Unidos junto con John Adams, Benjamin Franklin, Alexander Hamilton, John Jay, Thomas Jefferson y James Madison.

Washington empezó a ganar condecoraciones armando tropas de la colonia de Virginia para apoyar al Imperio británico durante la Guerra Franco-Indígena (1754-1763), un conflicto que él inadvertidamente ayudó a iniciar.

El Congreso Continental designó a Washington Comandante en Jefe del Ejército Continental en 1775. Al año siguiente, los británicos fueron desalojados de Boston, perdieron la ciudad de Nueva York y fueron derrotados en Trenton, Nueva Jersey, ante la sorpresa que causó Washington cruzando el río Delaware. Debido a su estrategia, fuerzas revolucionarias capturaron a los dos ejércitos principales de combate británicos en la batalla de Saratoga y en la de Yorktown. En negociación con el Congreso, los estados coloniales y los aliados franceses, mantuvo un ejército débil y una nación frágil en medio de las amenazas de desintegración y fracaso. Después de liderar la victoria estadounidense en la Guerra de la Independencia, renunció a sus cargos militares y regresó a la vida en su plantación de Mount Vernon, acto que le trajo aún más renombre.

En 1787, presidió la Convención de Filadelfia que esbozó la Constitución de los Estados Unidos de América y en 1789, fue elegido de manera unánime como el primer presidente de los Estados Unidos. Trató de crear una nación capaz de sostener la paz con sus países vecinos. Su Proclama de la Neutralidad de 1793 sirvió de base para evitar cualquier implicación en conflictos extranjeros. Apoyó los planes de construir un gobierno central fuerte mediante el pago de la deuda nacional, la aplicación de un sistema fiscal eficaz y la creación de un banco nacional. Washington evitó la guerra y mantuvo una década de paz con Gran Bretaña con la firma del Tratado Jay en 1795, a pesar de la intensa oposición del Partido Demócrata-Republicano. Aunque nunca se afilió oficialmente al Partido Federalista, apoyaba su programa. Sus dos períodos de gobierno establecieron muchas políticas y tradiciones que existen hasta el día de hoy.

Antes de la finalización de su período de gobierno se retiró nuevamente a la vida civil, estableciendo un importante precedente de transición pacífica que ha servido de ejemplo no sólo en los Estados Unidos sino también en otras futuras repúblicas. El Discurso de Despedida de Washington fue una introducción a la virtud republicana y una severa advertencia contra el partidismo, la sectorialización y la participación en guerras en el extranjero. Se le concedió la primera Medalla de Oro del Congreso con el agradecimiento de la Cámara en 1776.

Washington murió en 1799 debido principalmente a un tratamiento para su neumonía, que incluía calomelanos y sangrías, resultando en una combinación de choque hipovolémico, debido a la pérdida de cinco pintas de sangre, así como la asfixia y deshidratación. Henry Lee III fue quien pronunció la oración fúnebre, donde declaró que Washington fue el “primero en la guerra, primero en la paz y primero en el corazón de sus compatriotas”.

Los historiadores frecuentemente lo han considerado como uno de los más grandes presidentes de Estados Unidos.

Isla Mujeres

Isla Mujeres se encuentra situada frente a Cancún, en pleno Mar Caribe, constituyendo un municipio específico dentro del Estado de Quintana Roo, abarcando tanto la isla del mismo nombre como parte del territorio continental, territorio este último que se sitúa en la punta de la Península del Yucatán.

Situada a 13 km de la zona continental de Cancún, Isla Mujeres constituye también uno de los puntos turísticos más importantes de México debido al atractivo que tiene una isla en pleno Caribe con todas las comodidades que ofrece en complejo hotelero y turístico de Cancún.

Isla Mujeres fue descubierta por Francisco Hernández de Córdoba en el año de 1517, aunque ya constituía desde siglos atrás un lugar importantísimo para las culturas precolombinas de la zona; en concreto, Isla Mujeres estaba consagrada por los Mayas a “Ixchel”, la Diosa de la Luna y la fertilidad, a la que se efectuaban ofrendas con forma de mujer que depositaban en las arenas de sus playas, de ahí que los españoles bautizaran a la isla con su nombre actual al divisar tales ofrendas en la letanía.

La especial ubicación de Isla Mujeres le otorga un clima envidiable, a la par que unas aguas transparentes en un fondo azul claro en las zonas de playa menos profundas, oscureciéndose hacia el azul turquesa en las zonas de mayor profundidad, de una calidez que las convierten en el lugar perfecto para todo tipo de especies caribeñas, en especial para delfines y tortugas que hacen las delicias de los turistas que se acercan a esta isla paradisíaca. Buceo, actividades naúticas de todo tipo o, simplemente, disfrutar de una bebida tropical a orillas del sugerente Mar Caribe.

Una vez en Isla Mujeres no te van a faltar atractivos que visitar ni actividades que realizar. Una de las actividades que te recomendamos especialmente es el paseo en lancha por los alrededores de la isla utilizando las embarcaciones que salen durante todo el día desde las cooperativas de Rueda Medina, así como recorrer la isla en un carrito de golf, en “motoneta” o en bicicleta y descubrir los encantos de Isla Mujeres cómodamente. Otro atractivo que no te puedes perder es la visita a la cercana Isla Contoy, la cual alberga especies de aves y una gran variedad de flora y fauna en una reserva protegida.

También te recomendamos en Isla Mujeres el “Dolphin Discovery”. Se trata de un delfinario con las actividades típicas para el público de este tipo de centros, pero con la diferencia del entorno natural en que nos encontramos. Está situado en la parte sur de la isla y se trata de una atracción muy interesante, más allá de lo turístico, ya que en el “Dolphin Discovery” se llevan a cabo actividades de “delfinoterapia” mediante las cuales se están obteniendo resultados espectaculares, especialmente en el caso de niños discapacitados. Puedes visitar su página oficial en www.dolphindiscovery.com.

Tampoco puedes perderte Punta Sur. Como su propio nombre indica es como una fina punta que da término a Isla Mujeres por el sur. Es un lugar especialmente paradisíaco, rodeado por el Mar Caribe y que ha sido engalanado por una serie de esculturas de arte moderno que podremos encontrar repartidas a lo largo de dicha Punta. Punta Sur es una gran formación natural cercana al Arrecife Garrafón y que nos sitúa ante la inmensidad y belleza del Mar Caribe, lo que te sitúa ante una preciosa perspectiva, combinando a la perfección las referidas esculturas de arte moderno que la adornan sin alterar el entorno.

Y ya que hablamos del Arrecife Garrafón, resulta indispensable la visita a este Parque Natural. Recuerda que todo este conjunto forma parte del Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, un inmenso Parque Natural protegido que incluye las barreras de coral y arrecifes que se encuentran frente a la zona continental de Cancún e Isla Mujeres; de hecho, los arrecifes de Bahía de Mujeres constituyen la segunda zona de arrecifes más grande del Mundo, constituyendo un sistema denominado “Gran Arrecife Maya”.

Resulta sorprenderte bañarse en las aguas de Garrafón, en las que compartirás el baño con peces de vivos colores, disfrutando de unas aguas coralinas de poca profundidad junto a unas playas de arena blanca y fina en las que broncearte al tiempo que degustar los más exquisitos platos de la cocina caribeña en un lugar envidiable.

También al sur de Isla Mujeres puedes visitar la Granja de Tortugas. Se trata de un espacio para la recuperación y conservación de la Tortuga Gigante, propia del Caribe, con una escuela en la que los más pequeños pueden descubrir más sobre esta especie amenazada y especialmente protegida por las Leyes Federales de México. La “Granja de Tortugas” abre todos los días de 9.00 horas a 17.00 horas.

Finalmente, imprescindible en Isla Mujeres es la Hacienda Mundaca. Se trata de una hacienda colonial creada por un pirata y tratante de esclavos español en 1860 (Fermín Mundaca de Marechaga, quien llegó a la isla huyendo de los británicos), que cuenta con un sabor genuino colonial de la época.

Esta hacienda abarca casi la mitad de la isla y hoy día está especialmente orientada hacia los enamorados y recién casados, lo cual se adereza con la historia de amor entre La Trigueña y Fermín Mundaca, la cual, sin duda alguna, te contarán en tu visita a la isla. La Hacienda Mundaca está situada en la carretera al Garrafón, antes de Playa Lancheros y Playa Paraíso.

Y, cómo no, el propio centro de Isla Mujeres ofrece al viajero el encanto de de un lugar con el más puro sabor colonial: calles adoquinadas, el Malecón Oriente, su recoleta iglesia, su tranquilo parque, las interminables tiendecitas de artesanías,… Perfecto para quienes buscan algo más que sol y playa.

En definitiva, Isla Mujeres ofrece al visitante todas las posibilidades de una isla del Caribe, todos los encantos que adornan las leyendas de una isla plena de sorpresas, aventuras, placer y diversión. Si viajas a Cancún, sin duda, no puedes dejar de visitar Isla Mujeres.

El Downtown de Manhattan

Casi con toda seguridad, cuando oyes hablar de Nueva York la primera imagen que se te viene a la mente es el Sky Line de Lower Manhattan, con sus característicos rascacielos levantándose sobre la parte más meridional de la isla frente a la Bahía de Lower.

Efectivamente, el Lower Manhattan es la zona más característica de Nueva York y es ahí, precisamente, donde nació y se fundó la ciudad, de ahí que sea la zona que podemos considerar como Nueva York en estado puro. Está situado al sur del Downtown de Manhattan, en la parte baja de la isla.

El Lower Manhattan tiene un lugar de visita obligada: el World Trade Center. Es ahí donde se encuentra la denominada “zona cero”, donde se elevaban majestuosas las Torres Gemelas antes del terrible atentado del 11 de septiembre de 2001. Actualmente, de la mano de la Lower Manhattan Development Corporation, se está procediendo a la reconstrucción de la zona, con el proyecto de construir un inmenso espacio de ocio y de oficinas, dedicado a las víctimas de la masacre de 2001. Todo este complejo en construcción recibirá el nombre de “Reflejo de la ausencia”.

Pero tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, el Lower Manhattan ha sabido rehacerse y no interrumpir su actividad, su vida, su característico bullicio y frenesí financiero, comercial y social. Un ejemplo de ello es el World Financial Center, superviviente del 11-S y que ha recuperado el Winter Garden, lugar que congrega congresos, conciertos y todo tipo de actividades culturales.

También supo recuperar su frenética actividad el NYSE (“New York Stock Exchange”), la bolsa de Nueva York situada en Wall Street (en realidad se encuentra en Broad Street, pero todo lo ambiente se encuentra en Wall Street). Indispensable la visita a esta calle, llena de brokers trajeados, con sus maletines y respondiendo a la imagen más típica de Wall Street.

Es un lugar que no te va a defraudar, ya que vas a encontrar, precisamente, lo que esperas encontrar. Igualmente, no puedes dejar de visitar el Federal Hall en el número 26 de Wall Street, con sus impresionantes columnas jónicas y la estatua de George Washington de la entrada (su visita es gratuita y está abierto de lunes a viernes, de 9.00 horas a 17.00 horas).

Indispensable en la zona de Wall Street comerse un perrito caliente, por $1,75, delante del propio puesto de perritos calientes callejeros donde lo compres, de pie y en tres bocados, como manda la tradición.

En el indispensable Lower Manhattan también vas a encontrar el Ayuntamiento (“City Hall”), que se ubica junto a Wall Street, un poco más al norte, en el City Hall Park, donde verás el comienzo del Puente de Brooklyn, el cual, como su propio nombre indica, conecta la isla de Manhattan con Brooklyn. Puedes visitar el Ayuntamiento de Nueva York de forma gratuita, aunque es necesario reservar con antelación. Puedes visitar para más información la página oficial del Ayuntamiento de Nueva York.

Un poco más al norte del Ayuntamiento de Nueva York encontrarás la indispensable Chinatown y Little Italy (“Nolita”), dos lugares de visita obligada y que son el símbolo del puzzle multicultural que es Nueva York. Lugares perfectos para conocer más sobre los orígenes del Nueva York moderno, donde encontrarás los lugares perfectos para realizar compras curiosas, descubrir lugares sorprendentes y, de paso, romper algunos tópicos sobre la Gran Manzana.

Casi pegado a Little Italy se encuentra el SOHO (“South of Houston”), llegándose a confundir incluso las zonas en ocasiones (de hecho, el norte de Little Italy se conoce también con el nombre de “NOHO”). El SOHO es el barrio donde durante los 70 se establecieron numerosos artistas modernos en viejos almacenes abandonados y que tantas veces habrás visto en las películas. Sin embargo, hoy se ha convertido en una zona exclusiva, de tiendas de diseño y donde puedes encontrar algunas galerías de arte moderno muy interesantes.

Y ya que estás por esta zona de Manhattan, imprescindible es la visita al Union Square Greenmarket, un inmenso mercado de verduras, vegetales, flores y plantas al aire libre que se sitúa en Union Square los lunes, miércoles, viernes y sábados, de 8.00 horas a 18.00 horas. Pero además, en este impresionante mercado podrás comprar productos artesanales auténticos y productos que harán las delicias de quienes gustan de los productos de granja.

Frente al Downtown de Manhattan encontrarás la Estatua de la Libertad, ubicada en la Isla de Ellis. Obligada también la visita a este monumento que identifica ante el Mundo la ciudad de Nueva York y, como no, a los EE.UU. Para visitar la Estatua de la Libertad deberás utilizar el ferry de la “Circle Line”, y, de paso, puedes aprovechar el circuito de más de una hora que ofrece esta línea y que rodea todo Manhattan (la entrada a la Estatua de la Libertad es libre y el precio del ferry es de unos $10).

Pero si lo que quieres es ahorrarte un dinero y hacer el circuito gratis, te recomendamos que utilices el ferry de la “Staten Island”, ya que podras disfrutar de unas vistas excelentes de toda la ciudad sin gastarte un dólar (eso sí, la pega es que no llega hasta la Estatua de la Libertad). En todo caso, elijas el ferry de la “Circle Line” o el de la “Staten Island”, te recomendamos que la visita la planifiques temprano y dediques todo un día.

En el Downtown de Manhattan es también imprescindible la visita al Greenwich Village, el lugar más bohemio de Nueva York. Allí encontrarás numerosos cafés, restaurantes y locales nocturnos, y, por supuesto, el lugar donde la comunidad gay de Nueva York se concentra y donde tiene sus símbolos más característicos; de hecho, es en Greenwich Village donde se celebra cada año el Desfile del Orgullo Gay.

Imprescindible la visita a este lugar tan significativo de Nueva York, lugar donde se concentran numerosos artistas, músicos de jazz y blues, y, por supuesto, en Navidad la visita a la Washington Square del Greenwich es obligatoria para contemplar la iluminación y el inmenso abeto que se planta e ilumina frente a su Arco del Triunfo.

Y, cómo no, debes visitar el Hudson River Park. Se trata de un parque muy reciente, fruto de la inquietud de ecologistas, comunidades vecinales y algunos mecenas que veían la necesidad de reservar una parte del Lower Manhattan al esparcimiento de los vecinos y a la naturaleza.

Es un pequeño espacio robado al cemento, frente el río Hudson, donde atracan los “New York Water Taxis” (de ellos te hemos hablado en nuestra sección Cómo viajar a Nueva York, cuando nos referíamos a la cuestión de la movilidad por Nueva York), donde vas a encontrar un gran número de atracciones para pasar un buen día o, simplemente, un lugar en el que pasear y escapar en sus parques y jardines del bullicio del Lower Manhattan.

El Downtown de Manhattan es increíble. Es la zona con más atractivos de Nueva York y la que mejor identifica el espíritu de la ciudad. El Downtown de Manhattan ha sido y es el motor de Nueva York, el que impulsa a la ciudad hacia el futuro y hacia donde mira Nueva York para conocer su pasado. El Downtown de Manhattan, sencillamente, te va a impresionar.