Cooperante en África: una actividad de alto riesgo

No exenta de cierto romanticismo, la actividad de cooperante internacional se está convirtiendo en los últimos años en una actividad de alto riesgo, especialmente si a la actividad de los cooperantes en África nos referimos. Efectivamente, el secuestro de dos cooperantes internacionales en Kenia ha vuelto a poner sobre el foco de la opinión pública el alto riesgo a que se ven expuestos los cooperantes internacionales en África.

Eran las 13.15 horas (hora local), cuando las dos cooperantes de la ONG “Médicos Sin Fronteras”, Montserrat Serra i Ridao, natural de Palafrugell (Gerona), y otra cooperante madrileña cuya identidad no ha sido revelada, por deseo de sus familiares, se dirigían a negociar con los distintos jefes locales cuestiones logísticas sobre el terreno en la zona keniata de Dadaab, próxima a la frontera con Somalia, una zona también conocida como el “salvaje oeste africano” donde no llega la ley ni la Justicia, un lugar inhóspito que agrupa a los más de 400.000 refugiados de la zona en tres campos, uno de los cuales es el campo de refugiados más grande del Mundo.

Las cooperantes viajaban rumbo a su cita en un vehículo que fue asaltado por tres hombres somalíes que se hacían pasar por refugiados, recibiendo el conductor keniata del vehículo un disparo en el cuello, siendo sacado seguidamente del vehículo por los asaltantes, los cuales, acto seguido, huyeron en el vehículo asaltado con las dos cooperantes españolas, quienes trabajaban en la construcción de un hospital en Ifo, uno de los campamentos de refugiados de Dadaab y que acoge a unos 50.000 refugiados somalíes.

Por ahora nada se sabe del paradero ni del estado de las dos cooperantes secuestradas, aunque se sospecha que puedan haber sido trasladadas a territorio somalí por el grupo terrorista “Al Shabab”, filial de “Al Qaeda”, un grupo que domina este territorio sin ley y que está especializado en el rapto de occidentales, a pesar de lo cual es la primera vez que en catorce años la ONG “Médicos Sin Fronteras” sufre un incidente de este tipo en la zona, de ahí que esta ONG, ante esa relativa seguridad, es la única organización que en Dadaab se movía sin escoltas ni seguridad, acatando, eso sí, el estricto toque de queda que impera en la zona desde las 17.00 horas hasta las 6.00 horas. Probablemente, las cosas cambiarán a partir de ahora, especialmente por tratarse de un lugar donde la cabeza de un blanco puede llegar a valer cientos de miles de dólares, en un momento en el que se está produciendo una oleada de secuestros de occidentales en el norte de Kenia, especialmente en la zona costera, uno de los lugares turísticos más cotizados por su aislamiento, con tres secuestros en menos de un mes.

Y es que la vida del cooperante en África, a pesar de que ahora ha saltado a los medios el secuestro de las dos cooperantes españolas, no es tarea fácil, especialmente porque la actividad de cooperación internacional se desarrolla normalmente en territorios sin ley, en zonas en conflicto armado en el que la existencia de ley y justicia es algo tan escaso como el agua, las medicinas y los alimentos que, precisamente, los cooperantes tratan de proporcionar. Un ápice de civilización y de humanidad que las ONG tratan de llevar a territorios inhóspitos en los que se impone la ley del más fuerte y donde la vida humana carece de valor alguno, salvo que se sea occidental, en cuyo caso la vida vale su peso en oro para piratas, delincuentes comunes y terroristas.

Pero, ¿qué lleva a un occidental a jugarse la vida en estos territorios salvajes por ayudar a los demás? El perfil del cooperante es el de profesionales con título superior, de unos 33 años de edad, hombre o mujer, con capacidad para trabajar en dos o tres idiomas indistintamente, excelente conocimiento de informática, alto grado de multiculturalidad, dotes de liderazgo, dotes de comunicación y, sobre todo, atraído por la retribución emocional, ya que la retribución monetaria es prácticamente nula si la comparamos con lo que muchos de ellos perciben en sus trabajos en sus países de origen, en los que son arquitectos, funcionarios, médicos y profesionales liberales que piden varios años de excedencia en sus trabajos para entregarse a los demás, a aquellos que no tienen nada en lugares perdidos de la mano de Dios.

República Democrática del Congo, Chad, Kenia, Somalia, entre otros, son países donde el Ministerio de Asuntos Exteriores aconseja no viajar “bajo ninguna circunstancia”, países en los que, precisamente, los cooperantes viajan para desarrollar su actividad, una actividad que, vista desde fuera, aparece revestida de ese romanticismo que siempre envuelve a los viajes de aventura al otro lado del Mundo, pero que en su interior están llenos de penalidades, riesgo y, por supuesto, compromiso, lo cual constituye la verdadera y más valiosa retribución de los cooperantes internacionales.

Pero África no es el único destino lleno de riesgos en el que los cooperantes desarrollan su actividad. Efectivamente, según la ONU, en los últimos diez años, su labor se ha vuelto cada vez más peligrosa. Los ataques a los puestos de ayuda humanitaria se han triplicado, con el resultado de unas cien víctimas al año. En 2010 se produjeron 129 incidentes que afectaron a la seguridad de los trabajadores humanitarios: 69 fueron asesinados, 86 heridos y 87 secuestrados en todo el Mundo.

Así, en 1996, un grupo de cooperantes de “Acción contra el Hambre”, entre ellos el madrileño Álvaro Parages, son secuestrados por un grupo guerrillero checheno. Es puesto en libertad minutos después, mientras que a un francés y un británico los mantienen en cautiverio durante un mes.

En 1998, los misioneros Fernando Aguiló y José Luis Garayoa, así como el cooperante farmacéutico Antonio Mateu, son secuestrados por un grupo rebelde en Sierra Leona. Quedan en libertad semanas después.

En 1998 secuestran en Colombia a la cooperante Camino Villanueva Rodríguez, de “Médicos sin Fronteras”, que es puesta en libertad por terroristas de las FARC un mes después.

En 1999 un grupo de guerrilleros colombianos secuestran en la Amazonía ecuatoriana a un grupo de cooperantes de la “Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica”, entre ellos el español Ánder Mimenza, su hermana María Jesús y el esposo de ésta Jesús María Maguriagoicoetxea. El primero es liberado el 26 de septiembre, mientras que su hermana y su cuñado quedan en libertad el 9 de octubre.

En 2001 los habitantes de la localidad de San Pablo, en Colombia, retienen unas horas a los integrantes de una caravana internacional de cooperantes, entre los que se encuentran 37 españoles, al oponerse a que lleguen con las toneladas de medicamentos y alimentos a poblaciones dominadas por el “Ejército de Liberación Nacional.

En 2004 secuestran en Brasil a tres religiosos, entre ellos el español Juan Carlos Martínez en Brasil, en la revuelta de los terratenientes contra el anuncio del Gobierno de Lula da Silva de declarar reserva indígena la zona “Raposa Serra do Sol”, en Roraima. Son liberados dos días después.

En 2006 el cooperante español Roberto Vila, jefe de misión de la ONG “Asamblea de Cooperación Por la Paz”, es secuestrado en el centro de la Franja de Gaza por un grupo de cuatro individuos armados. Es liberado el mismo día, ocho horas después de ser retenido.

En 2007 secuestran a la médica española Mercedes García junto a la enfermera argentina Pilar Bauza, ambas cooperantes de “Médicos sin Fronteras” en Bossaso, en la región semiautónoma de Puntlandia (Somalia). Ambas fueron liberadas el 2 de enero de 2008, tras permanecer secuestradas durante siete días por un grupo de milicianos, que exigían un rescate de 250.000 dólares.

En 2009 secuestran a tres cooperantes españoles, miembros de “Barcelona-Acció Solidaria”, a 150 kilómetros de Nuakchot, en la carretera que une la capital con Nuadibú (Mauritania). Se trata de Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, que viajaban en una caravana de cinco vehículos cuando fueron asaltados por cuatro secuestradores. La cooperante fue liberada el 10 de marzo, y Vilalta y Pascual el 22 de agosto.

Son sólo algunos ejemplos del riesgo a que se ven expuestos quienes deciden dedicar parte de sus vidas a ayudar a los demás, una decisión que muchas veces les llega a costar la vida como señalan las cifras de Naciones Unidas, unas cifras que, lamentablemente, parecen ir en aumento en los últimos tiempos, unos tiempos en los que el secuestro de cooperantes internacionales parece haberse convertido en un negocio redondo, convirtiendo la vida del cooperante en una verdadera actividad de alto riesgo.

Por ahora nada se sabe de las cooperantes españolas secuestradas, a pesar de que algunas fuentes indican que estarían sanas y localizadas en territorio somalí, en manos del grupo terrorista “Al Shabab”, aunque tales extremos no se han podido confirmar, aunque todo indica, según la forma en que se produjo el secuestro, que es así. El Ministerio de Asuntos Exteriores español pide prudencia y discreción, como siempre en estos casos, con el objetivo de asegurar la integridad física de las cooperantes secuestradas y su pronta liberación. A buen seguro que se producirá el pago de un suculento rescate para la liberación de las secuestradas, lo cual nos introducirá nuevamente en el eterno debate acerca de si se debe ceder al chantaje de los terroristas que utilizan la vida humana como moneda de cambio, lo cual, como indicamos, ya es otro debate que no debe ensombrecer en modo alguno la desinteresada y altruista labor de los cooperantes y los riesgos que supone su actividad y que muy pocos estaríamos dispuestos a correr para ayudar a los olvidados del Mundo.

¿Podemos viajar seguros los españoles por el Mundo?

Cuando planteamos esta pregunta no lo hacemos refiriéndonos a la gran cantidad de imponderables (o no tanto) que se nos pueden presentar a la hora de viajar, lo cual nos llevaría a formular la pregunta del estilo “¿es seguro viajar por el Mundo?”. Obviamente, una pregunta de ese calado es amplísima y prácticamente carece de una respuesta uniforme o unívoca, ya que dicha respuesta dependerá del lugar o lugares elegidos para viajar y de la forma de ser y de actuar de cada viajero. No, no nos referimos a esa pregunta.

Al plantear esta cuestión nos estamos refiriendo a si los españoles estamos seguros cuando viajamos al exterior, entendiendo por ello si tendremos el respaldo, protección y amparo suficientes por parte de la diplomacia española en caso de que algo nos ocurriera. El términos generales se puede decir que las representaciones y legaciones españolas en el exterior responden bien cuando se trata de casos individuales, como por ejemplo en el caso de accidentes de españoles cuando están de viaje, de desapariciones, secuestros, de detenciones o condenas de españoles por tribunales extranjeros, etc… Ciertamente, se puede observar que en estos supuestos, en los que los grupos de españoles son reducidos y no hay implicadas cuestiones políticas de calado, nuestra diplomacia exterior se mueve bien, o al menos no mal. Sin embargo, el problema se presenta cuando los grupos de españoles afectados son mayores y, especialmente, cuando se ven implicados aspectos de calado político internacional, supuestos en los que la situación comienza a variar de cariz de forma sensible.

Efectivamente, desde hace algunos años venimos asistiendo a acontecimientos realmente preocupantes en los que se han visto inmersos españoles durante sus viajes por el exterior, siendo el caso más reciente el de los incidentes en Túnez, unos incidentes en los que cerca de mil españoles se han visto atrapados en medio del caos sin poder salir del país magrebí, lo que, siendo grave, resulta aún más preocupante si comprobamos que la actitud de nuestra diplomacia exterior ha sido, cuando menos, pasiva, por no decir indolente, actitud que se agrava si la comparamos por la de otros países europeos que inmediatamente evacuaron de Túnez a sus nacionales que así lo solicitaron. En tal sentido, los testimonios de los españoles que han permanecido aislados en Túnez durante estos días son realmente escalofriantes, testimonios que vienen a describir una situación límite en un país sumido en el caos, con saqueos por las calles, bandas armadas destrozando todo a su paso, detenidos por la policía encañonados en el suelo, falta de abastecimiento de comida y bebida y atrincheramientos en los hoteles de turistas por ser un riesgo real para la seguridad personal salir a la calle. Mientras tanto, la respuesta del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación era que no se iba a evacuar a ningún español de Túnez y que los españoles que se encontraban en aquel país estaban bien, limitándose la actuación del Ministerio a recomendar no viajar a Túnez. Igualmente, la respuesta del Consulado Español en Túnez a los españoles que acudían a aquél solicitando ayuda para salir del país era que tenían que gestionarlo ellos mismos con su correspondiente touroperador. En una palabra: desamparo.

Y es que la pasividad del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español resulta sangrante máxime cuando se contempla que, cuando la mayoría de los españoles ya han salido de Túnez por sus propios medios, viene a anunciar que va a crear un “gabinete de trabajo” encargado de gestionar la salida de los españoles de Túnez, una vez que la situación prácticamente se ha solventado y el grupo de españoles que queda atrapado en Túnez ya es más que reducido. Una actuación “a toro pasado” que vuelve a poner de manifiesto la inoperancia de los últimos años de un Ministerio y una diplomacia exterior que han hecho aguas en asuntos similares, como ocurrió en el caso de los españoles agredidos en Marruecos por la policía marroquí, caso en el que las autoridades españolas, además de mirar para otro lado, concluyeron finalmente en posicionarse del lado del Gobierno alauí.

Por todo ello, la pregunta con la que abrimos este artículo adquiere en estos momentos especial relevancia, máxime si tenemos en cuenta la posibilidad de que hechos como los de Túnez se repitan en otros países de la zona especialmente turísticos, o bien en otros países del Mundo con riesgo de desestabilizaciones políticas que puedan llevar a que turistas españoles queden atrapados en aquellos países sin respuesta alguna de su Gobierno, mientras ven cómo los nacionales de otros países occidenatles son evacuados y amparados por sus respectivos gobiernos. Ciertamente el panorama parece poco alentador, situándonos ante escenarios en los que la diplomacia exterior española está más preocupada por las grandes cuestiones de política internacional para dejar de lado las cuestiones que realmente son importantes, siendo una de ellas, cómo no, la defensa y protección de sus nacionales en el exterior.

En cualquier caso, nos felicitamos por el hecho de que la mayoría de los españoles que quedaron aislados en Túnez hayan podido regresar a España, por sus propios medios, eso sí, y recibiendo la callada por respuesta de las autoridades españolas, las cuales han actuado mal y tarde en una situación terrible para unos españoles que simplemente fueron a Túnez a pasar unas vacaciones y que, sin comerlo ni beberlo, se encontraron envueltos en un conflicto en el que sus vidas realmente llegaron a correr peligro. Y es que nos estamos acostumbrando a que, en los últimos tiempos, en situaciones similares, franceses, británicos, alemanes o estadounidenses sean los primeros en ser amparados por sus respectivos gobiernos, quedando para el final los españoles, perdidos en la incertidumbre y el desasosiego por la inacción de nuestra diplomacia exterior.

El Midtown de Manhattan

El Midtown de Manhattan, como su propio nombre indica, es la parte media de la isla, una de las zonas más características de Nueva York y donde se encuentra el indispensable Central Park.

Efectivamente, el Midtown de Manhattan alberga Central Park, un inmenso pulmón verde que llena de vida la selva de cemento y hierro que es Nueva York, un lugar de paz y tranquilidad que constituye un verdadero oasis en medio de la Gran Manzana. Es impresionante la visión de los rascacielos desde Central Park, lo que te da una sensación de paz y seguridad frente al monstruo de la gran ciudad.

Pero Central Park es mucho más que un inmenso parque. Central Park está lleno de bosques, microclimas, lugares por descubrir, rincones con una flora increíble y una fauna sorprendente (de hecho, Central Park es el lugar predilecto para los ornitólogos por las especies de aves únicas que se encuentran en el parque). Puedes dedicar un día completo a perderte por Central Park, a descubrir lugares escondidos y solitarios en los que podrás disfrutar de la naturaleza más bella y sorprendente.

Pero, además, Central Park es un lugar lleno de vida, de actividades a realizar al aire libre, de atracciones donde disfrutar de la naturaleza en medio de la gran ciudad, de personajes pintorescos de todo signo, de artistas en busca de una oportunidad, … Central Park te va a encantar.

Indispensable visitar en Central Park Strawberry Fields. Se trata de un jardín obra de Yoko Ono, dedicado a John Lenon, inaugurado el 9 de octubre de 1985. También es indispensable visitar el Zoo de Central Park, así como el Conservatory Garden, el Shakespeare Garden y los diversos estanques y lagos que hay en el parque y que le confieren una belleza especial (el Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir es el principal lago de Central Park y que ocupa su parte media, al que hay que añadir el Harlem Meer, el Great Lawn, The Lake y The Pond, constituyendo todos ellos los lagos más importantes que podrás encontrar en Central Park).

Patinar, pasear en barca, comer, almorzar, echar la siesta, caminar, leer, pintar, escuchar música, hacer todo tipo de deporte, patinar, … Todas las actividades que puedas imaginar para relajarte y disfrutar de la naturaleza las tienes en Central Park. Dedícale una mañana (e incluso un día), recordando que su horario de apertura es de 6.00 horas a 1.00 horas de la madrugada; la entrada es gratuita.

Junto a Central Park se encuentra otro de los lugares imprescindibles del Midtown de Manhattan: la Quinta Avenida.

La Quinta Avenida corre paralela a Central Park, rodeada de imponentes edificios y rascacielos, de tráfico y de gentes que caminan a paso acelerado, de ruido y de bullicio, y, por supuesto, de tiendas. Efectivamente, la Quinta Avenida es el lugar ideal para ir de compras por Nueva York, con infinidad de escaparates impresionantes, de decoración exquisita, la mayoría de ellos de lujo, que obligan a pararse constantemente a disfrutar de las vistas que ofrecen esas obras de arte y diseño que adornan la Quinta Avenida. Cartier, Christian Dior, Chanel, Yves Saint Laurent, Tiffany’, son sólo algunos de los establecimientos y tiendas que vas a encontrar en la Quinta Avenida y que te harán gozar si eres amante de las compras.

Pero, además, la Quinta Avenida también te ofrece otros atractivos menos frívolos. Efectivamente, en este inmenso espacio de la ciudad de Nueva York, que se extiende desde el Washington Square Park hasta Harlem, paralela a la parte este de Central Park, vas a encontrar:

El Empire State Building: Es el edificio más alto de Nueva York y te ofrece unas vistas inigualables de Manhattan desde su observatorio situado en la planta 86.
El Rockefeller Center: Sencillamente impresionante. Este edificio construido por la familia Rockefeller durante los años 30, es uno de los lugares de visita obligada en Nueva York. Es un complejo impresionante de oficinas, centros comerciales y lugares de ocio, destacando el Radio City Music Hall y su pista de patinaje exterior (puedes visitar el interior por unos $17, ya que existen circuitos guiados), lugar que se engalana en Navidad con un inmenso abeto cuyo encendido el día siguiente al Día de Acción de Gracias marca el inicio de la Navidad.
La Saint Patrick’s Cathedral: Es una belleza, contrastando su estilo neogótico con la modernidad de los rascacielos y edificios que la rodean. Es el templo católico más grande de los EE.UU. y lo tienes justo frente al Rockefeller Center. Imprescindible visitar esta Catedral de San Patricio.
La Milla de los Museos: En la Quinta Avenida vas a encontrar una concentración de museos increíble (desde Central Park hasta el East Side), de ahí que se hable de “La Milla de los Museos”. Aquí encontrarás museos tan importantes como el Metropolitan Museum of Art y el Guggenheim, así como el Whitney Museum y el Museo de Historia Natural. Si eres un amante del arte, desde luego, la Quinta Avenida y “La Milla de los Museos” esun lugar que no debes dejar de visitar en Nueva York.
La Quinta Avenida es increíble, imprescindible y no puedes dejar de visitarla, caminando por ella y disfrutando de todos los encantos que te ofrece.

Otro lugar imprescindible en el Midtown de Manhattan es la Calle 42, que, en la práctica, forma parte ya de la Quinta Avenida. En la Calle 42 se encuentran el Chrysler Building, la Grand Central Terminal y New York Public Library, tres lugares que tampoco puedes dejar de visitar. Especialmente te recomendamos el Edificio Chrysler por la noche, ya que cuando se ilumina es un espectáculo visual incomparable.

También puedes dejarte caer por la Avenida Madison, donde se encuentra el famoso Madison Square Garden, así como Park Avenue, dos lugares emblemáticos de Nueva York y a los que puedes dedicar una mañana.

Y, sin duda, Broadway es otro de los lugares indispensables en tu visita al Midtown de Manhattan. Broadway cruza Times Square, otro lugar indispensable para visitar y que debe su nombre a que ahí es donde se encuentran las oficinas centrales del New York Times. Broadway es un lugar mítico, lleno de teatros y salas de espectáculos, lugar donde los musicales adquieren un significado especial y que no te puedes perder, ya que puedes disfrutar de uno de los míticos musicales de Broadway a un precio increíble. Efectivamente, en Times Square encontrarás un cartel rojo en el que pone “TKTS”; ahí puedes comprar entradas hasta un 50% más baratas, por lo que no tienes excusa para disfrutar del auténtico musical americano.

Y, por supuesto, date un paseo por la 1st Avenue, en el East Side, y visita el edificio de Naciones Unidas. Es un lugar perfecto para visitar una mañana, ya que cuenta con circuitos guiados muy completos por unos $12. Puedes informarte sobre estos circuitos y las visitas en la página oficial de la ONU.

Aunque parezca poco a la vista de lo que te hemos recomendado, el Midtown de Manhattan es impresionante, al que deberás dedicar varios días completos para visitarlo todo. Sin embargo, aquí te hemos resumido lo más descatable de esta zona, lo esencial que no debes dejar de visitar. En todo caso, y si cuentas con bastantes días para visitar Nueva York, dedica varios días a visitar el Midtown, especialmente Central Park y la Quinta Avenida; dos citas obligadas en Nueva York.

Queens

Si Nueva York es una ciudad que se caracteriza por su multiculturalidad y por el hecho de haberse construido gracias a la inmigración, Queens, sin duda alguna, es paradigma de ello, ya que es la zona de Nueva York que cuenta con un mayor número de inmigrantes, entendiendo por ello a quienes han nacido fuera de los EE.UU., por lo que no se incluyen en esa referencia a los hijos de aquéllos ya nacidos en los EE.UU.

Efectivamente, Queens acoge a un grandísimo número de inmigrantes que constituyen casi la mitad de la población de este lugar, por lo que ya puedes imaginar que el Nueva York multiétnico se encuentra aquí en estado puro.

Queens está situado en Long Island, al norte de Brooklyn, quedando conectada con Manhattan mediante el Queens Midtown Tunnel (que conecta directamente Queens con el Midtown de Manhattan) y el 59th St Bridge (también conocido como Queensboro Bridge, el cual atraviesa la Isla Roosevelt). La conexión con El Bronx se realiza por medio del Puente Triborough (el cual conduce directamente hasta el Boulevard Astoria, al norte de Queens) y el Throgs Neck Bridge (el cual te conduce directamente hasta el Clearview Park y su inmenso campo de golf).

Queens sigue cumpliendo actualmente con su tradición de lugar especialmente recomendado para disfrutar del arte y la cultura. Efectivamente, en la década de los 40 fue uno de los lugares más importantes para el desarrollo del jazz y del blues en Nueva York, especialmente en la zona de South Jamaica, al sur de Queens; actualmente, como indicamos, Queens continúa con esa tradición cultural que la ha caracterizado, pero reforzándose y enriqueciéndose en la actualidad con el inmenso mestizaje que conforma el lugar: el Museo de Arte Africano, el Museo Noguchi, el Centro de Artes Interpretativas de Jamaica o el Centro de Arte Contemporáneo son ejemplos de ello.

Imprescindible es también la visita en Queens al Jardín Botánico de Queens, al Museo Americano de la Cinematografía, al Salón de la Ciencia de Nueva York y, por supuesto, al Teatro en el Parque de Queens (te recomendamos especialmente la visita a este teatro, ya que es un centro de gran renombre para el teatro experimental, con gran número de salas, en algunas de las cuales se proyecta cine de autor que rara vez tiene acceso a los circuitos comerciales).

Queens, sin embargo, es una de las zonas menos conocidas por los turistas que viajan a Nueva York, pero, desde luego, ello no significa que se trate de un lugar de escasa importancia. Si como centro cultural su importancia es indudable, especialmente en lo referido al arte de vanguardia, experimental y alternativo, no hay que olvidar que se trata de uno de los motores de la ciudad de Nueva York, ya que has de recordar que los aeropuertos internacionales de esta ciudad se encuentran en Queens, por lo que es el “borough” que primero ven los turistas al llegar a la ciudad y, desde luego, ello tiene su importancia.

Si tienes la oportunidad de escaparte a Queens no lo dudes y hazlo. Vas a encontrar un lugar nuevo y diferente que romperá muchas ideas preconcebidas que puedas tener de Nueva York. Si eres amante del arte y de la cultura de vanguardia, no te pierdas Queens.

Isla Mujeres

Isla Mujeres se encuentra situada frente a Cancún, en pleno Mar Caribe, constituyendo un municipio específico dentro del Estado de Quintana Roo, abarcando tanto la isla del mismo nombre como parte del territorio continental, territorio este último que se sitúa en la punta de la Península del Yucatán.

Situada a 13 km de la zona continental de Cancún, Isla Mujeres constituye también uno de los puntos turísticos más importantes de México debido al atractivo que tiene una isla en pleno Caribe con todas las comodidades que ofrece en complejo hotelero y turístico de Cancún.

Isla Mujeres fue descubierta por Francisco Hernández de Córdoba en el año de 1517, aunque ya constituía desde siglos atrás un lugar importantísimo para las culturas precolombinas de la zona; en concreto, Isla Mujeres estaba consagrada por los Mayas a “Ixchel”, la Diosa de la Luna y la fertilidad, a la que se efectuaban ofrendas con forma de mujer que depositaban en las arenas de sus playas, de ahí que los españoles bautizaran a la isla con su nombre actual al divisar tales ofrendas en la letanía.

La especial ubicación de Isla Mujeres le otorga un clima envidiable, a la par que unas aguas transparentes en un fondo azul claro en las zonas de playa menos profundas, oscureciéndose hacia el azul turquesa en las zonas de mayor profundidad, de una calidez que las convierten en el lugar perfecto para todo tipo de especies caribeñas, en especial para delfines y tortugas que hacen las delicias de los turistas que se acercan a esta isla paradisíaca. Buceo, actividades naúticas de todo tipo o, simplemente, disfrutar de una bebida tropical a orillas del sugerente Mar Caribe.

Una vez en Isla Mujeres no te van a faltar atractivos que visitar ni actividades que realizar. Una de las actividades que te recomendamos especialmente es el paseo en lancha por los alrededores de la isla utilizando las embarcaciones que salen durante todo el día desde las cooperativas de Rueda Medina, así como recorrer la isla en un carrito de golf, en “motoneta” o en bicicleta y descubrir los encantos de Isla Mujeres cómodamente. Otro atractivo que no te puedes perder es la visita a la cercana Isla Contoy, la cual alberga especies de aves y una gran variedad de flora y fauna en una reserva protegida.

También te recomendamos en Isla Mujeres el “Dolphin Discovery”. Se trata de un delfinario con las actividades típicas para el público de este tipo de centros, pero con la diferencia del entorno natural en que nos encontramos. Está situado en la parte sur de la isla y se trata de una atracción muy interesante, más allá de lo turístico, ya que en el “Dolphin Discovery” se llevan a cabo actividades de “delfinoterapia” mediante las cuales se están obteniendo resultados espectaculares, especialmente en el caso de niños discapacitados. Puedes visitar su página oficial en www.dolphindiscovery.com.

Tampoco puedes perderte Punta Sur. Como su propio nombre indica es como una fina punta que da término a Isla Mujeres por el sur. Es un lugar especialmente paradisíaco, rodeado por el Mar Caribe y que ha sido engalanado por una serie de esculturas de arte moderno que podremos encontrar repartidas a lo largo de dicha Punta. Punta Sur es una gran formación natural cercana al Arrecife Garrafón y que nos sitúa ante la inmensidad y belleza del Mar Caribe, lo que te sitúa ante una preciosa perspectiva, combinando a la perfección las referidas esculturas de arte moderno que la adornan sin alterar el entorno.

Y ya que hablamos del Arrecife Garrafón, resulta indispensable la visita a este Parque Natural. Recuerda que todo este conjunto forma parte del Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, un inmenso Parque Natural protegido que incluye las barreras de coral y arrecifes que se encuentran frente a la zona continental de Cancún e Isla Mujeres; de hecho, los arrecifes de Bahía de Mujeres constituyen la segunda zona de arrecifes más grande del Mundo, constituyendo un sistema denominado “Gran Arrecife Maya”. Resulta sorprenderte bañarse en las aguas de Garrafón, en las que compartirás el baño con peces de vivos colores, disfrutando de unas aguas coralinas de poca profundidad junto a unas playas de arena blanca y fina en las que broncearte al tiempo que degustar los más exquisitos platos de la cocina caribeña en un lugar envidiable.

También al sur de Isla Mujeres puedes visitar la Granja de Tortugas. Se trata de un espacio para la recuperación y conservación de la Tortuga Gigante, propia del Caribe, con una escuela en la que los más pequeños pueden descubrir más sobre esta especie amenazada y especialmente protegida por las Leyes Federales de México. La “Granja de Tortugas” abre todos los días de 9.00 horas a 17.00 horas.

Finalmente, imprescindible en Isla Mujeres es la Hacienda Mundaca. Se trata de una hacienda colonial creada por un pirata y tratante de esclavos español en 1860 (Fermín Mundaca de Marechaga, quien llegó a la isla huyendo de los británicos), que cuenta con un sabor genuino colonial de la época. Esta hacienda abarca casi la mitad de la isla y hoy día está especialmente orientada hacia los enamorados y recién casados, lo cual se adereza con la historia de amor entre La Trigueña y Fermín Mundaca, la cual, sin duda alguna, te contarán en tu visita a la isla. La Hacienda Mundaca está situada en la carretera al Garrafón, antes de Playa Lancheros y Playa Paraíso.

Y, cómo no, el propio centro de Isla Mujeres ofrece al viajero el encanto de de un lugar con el más puro sabor colonial: calles adoquinadas, el Malecón Oriente, su recoleta iglesia, su tranquilo parque, las interminables tiendecitas de artesanías,… Perfecto para quienes buscan algo más que sol y playa.

En definitiva, Isla Mujeres ofrece al visitante todas las posibilidades de una isla del Caribe, todos los encantos que adornan las leyendas de una isla plena de sorpresas, aventuras, placer y diversión. Si viajas a Cancún, sin duda, no puedes dejar de visitar Isla Mujeres.

El Downtown de Manhattan

Casi con toda seguridad, cuando oyes hablar de Nueva York la primera imagen que se te viene a la mente es el Sky Line de Lower Manhattan, con sus característicos rascacielos levantándose sobre la parte más meridional de la isla frente a la Bahía de Lower.

Efectivamente, el Lower Manhattan es la zona más característica de Nueva York y es ahí, precisamente, donde nació y se fundó la ciudad, de ahí que sea la zona que podemos considerar como Nueva York en estado puro. Está situado al sur del Downtown de Manhattan, en la parte baja de la isla.

El Lower Manhattan tiene un lugar de visita obligada: el World Trade Center. Es ahí donde se encuentra la denominada “zona cero”, donde se elevaban majestuosas las Torres Gemelas antes del terrible atentado del 11 de septiembre de 2001. Actualmente, de la mano de la Lower Manhattan Development Corporation, se está procediendo a la reconstrucción de la zona, con el proyecto de construir un inmenso espacio de ocio y de oficinas, dedicado a las víctimas de la masacre de 2001. Todo este complejo en construcción recibirá el nombre de “Reflejo de la ausencia”.

Pero tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, el Lower Manhattan ha sabido rehacerse y no interrumpir su actividad, su vida, su característico bullicio y frenesí financiero, comercial y social. Un ejemplo de ello es el World Financial Center, superviviente del 11-S y que ha recuperado el Winter Garden, lugar que congrega congresos, conciertos y todo tipo de actividades culturales.

También supo recuperar su frenética actividad el NYSE (“New York Stock Exchange”), la bolsa de Nueva York situada en Wall Street (en realidad se encuentra en Broad Street, pero todo lo ambiente se encuentra en Wall Street). Indispensable la visita a esta calle, llena de brokers trajeados, con sus maletines y respondiendo a la imagen más típica de Wall Street. Es un lugar que no te va a defraudar, ya que vas a encontrar, precisamente, lo que esperas encontrar. Igualmente, no puedes dejar de visitar el Federal Hall en el número 26 de Wall Street, con sus impresionantes columnas jónicas y la estatua de George Washington de la entrada (su visita es gratuita y está abierto de lunes a viernes, de 9.00 horas a 17.00 horas).

Indispensable en la zona de Wall Street comerse un perrito caliente, por $1,75, delante del propio puesto de perritos calientes callejeros donde lo compres, de pie y en tres bocados, como manda la tradición.

En el indispensable Lower Manhattan también vas a encontrar el Ayuntamiento (“City Hall”), que se ubica junto a Wall Street, un poco más al norte, en el City Hall Park, donde verás el comienzo del Puente de Brooklyn, el cual, como su propio nombre indica, conecta la isla de Manhattan con Brooklyn. Puedes visitar el Ayuntamiento de Nueva York de forma gratuita, aunque es necesario reservar con antelación. Puedes visitar para más información la página oficial del Ayuntamiento de Nueva York.

Un poco más al norte del Ayuntamiento de Nueva York encontrarás la indispensable Chinatown y Little Italy (“Nolita”), dos lugares de visita obligada y que son el símbolo del puzzle multicultural que es Nueva York. Lugares perfectos para conocer más sobre los orígenes del Nueva York moderno, donde encontrarás los lugares perfectos para realizar compras curiosas, descubrir lugares sorprendentes y, de paso, romper algunos tópicos sobre la Gran Manzana.

Casi pegado a Little Italy se encuentra el SOHO (“South of Houston”), llegándose a confundir incluso las zonas en ocasiones (de hecho, el norte de Little Italy se conoce también con el nombre de “NOHO”). El SOHO es el barrio donde durante los 70 se establecieron numerosos artistas modernos en viejos almacenes abandonados y que tantas veces habrás visto en las películas. Sin embargo, hoy se ha convertido en una zona exclusiva, de tiendas de diseño y donde puedes encontrar algunas galerías de arte moderno muy interesantes.

Y ya que estás por esta zona de Manhattan, imprescindible es la visita al Union Square Greenmarket, un inmenso mercado de verduras, vegetales, flores y plantas al aire libre que se sitúa en Union Square los lunes, miércoles, viernes y sábados, de 8.00 horas a 18.00 horas. Pero además, en este impresionante mercado podrás comprar productos artesanales auténticos y productos que harán las delicias de quienes gustan de los productos de granja.

Frente al Downtown de Manhattan encontrarás la Estatua de la Libertad, ubicada en la Isla de Ellis. Obligada también la visita a este monumento que identifica ante el Mundo la ciudad de Nueva York y, como no, a los EE.UU. Para visitar la Estatua de la Libertad deberás utilizar el ferry de la “Circle Line”, y, de paso, puedes aprovechar el circuito de más de una hora que ofrece esta línea y que rodea todo Manhattan (la entrada a la Estatua de la Libertad es libre y el precio del ferry es de unos $10). Pero si lo que quieres es ahorrarte un dinero y hacer el circuito gratis, te recomendamos que utilices el ferry de la “Staten Island”, ya que podras disfrutar de unas vistas excelentes de toda la ciudad sin gastarte un dólar (eso sí, la pega es que no llega hasta la Estatua de la Libertad). En todo caso, elijas el ferry de la “Circle Line” o el de la “Staten Island”, te recomendamos que la visita la planifiques temprano y dediques todo un día.

En el Downtown de Manhattan es también imprescindible la visita al Greenwich Village, el lugar más bohemio de Nueva York. Allí encontrarás numerosos cafés, restaurantes y locales nocturnos, y, por supuesto, el lugar donde la comunidad gay de Nueva York se concentra y donde tiene sus símbolos más característicos; de hecho, es en Greenwich Village donde se celebra cada año el Desfile del Orgullo Gay. Imprescindible la visita a este lugar tan significativo de Nueva York, lugar donde se concentran numerosos artistas, músicos de jazz y blues, y, por supuesto, en Navidad la visita a la Washington Square del Greenwich es obligatoria para contemplar la iluminación y el inmenso abeto que se planta e ilumina frente a su Arco del Triunfo.

Y, cómo no, debes visitar el Hudson River Park. Se trata de un parque muy reciente, fruto de la inquietud de ecologistas, comunidades vecinales y algunos mecenas que veían la necesidad de reservar una parte del Lower Manhattan al esparcimiento de los vecinos y a la naturaleza. Es un pequeño espacio robado al cemento, frente el río Hudson, donde atracan los “New York Water Taxis” (de ellos te hemos hablado en nuestra sección Cómo viajar a Nueva York, cuando nos referíamos a la cuestión de la movilidad por Nueva York), donde vas a encontrar un gran número de atracciones para pasar un buen día o, simplemente, un lugar en el que pasear y escapar en sus parques y jardines del bullicio del Lower Manhattan.

El Downtown de Manhattan es increíble. Es la zona con más atractivos de Nueva York y la que mejor identifica el espíritu de la ciudad. El Downtown de Manhattan ha sido y es el motor de Nueva York, el que impulsa a la ciudad hacia el futuro y hacia donde mira Nueva York para conocer su pasado. El Downtown de Manhattan, sencillamente, te va a impresionar.

El Bronx

Una de las zonas más famosas de Nueva York, pero también una de las más desconocidas para los turistas es el barrio de El Bronx. Con la mala fama que le viene de años pretéritos, sin embargo, El Bronx de hoy ofrece numerosos atractivos que conviene que conozcas.

El barrio de El Bronx está situado al norte de la isla de Manhattan, separado de ésta por el Harlem River (para saber cómo acceder al Bronx te puedes descargar un plano en PDF de los túneles y puentes de Nueva York). Es uno de los barrios de Nueva York con más carisma y más personalidad, donde se sitúan un gran número de comunidades de inmigrantes, principalmente latinos e hispanos, los cuales superan en número (al contrario de lo que comúnmente se piensa) a los negros.

En El Bronx es donde se ubica el mítico estadio de los “Yankees” (el famoso equipo de béisbol), en el cruce de la Calle 161 Este y la Avenida River, por lo que te puedes dar un paseo por el estadio e, incluso, comprar entradas para algún partido.

Pero si hay una atracción fundamental en El Bronx es el impresionante zoo que está situado en Fordham Road con Bronx River Pkwy: el Bronx Zoo.

Se trata de un inmenso pulmón verde dedicado a recoger infinidad de especies de los cinco Continentes, en un entorno natural único, gigantesco, en el que te puedes pasar un día entero.

Este zoo cuenta con casi 5.000 animales de unas 500 especies de todo el Mundo, en el cual no sólo te limitarás a visitar a los animales más variados de la fauna mundial, sino que, además, contarás con circuitos completos por el zoo con actividades educativas muy interesantes. Lo más importante es que en este gigantesco zoo se recrean las condiciones de vida a la perfección de los hábitats de cada una de las especies, lo que puedes comprobar en el “Congo Gorilla Forest”, un bosque tropical donde se congregan unos 300 animales, donde se incluyen, por supuesto, los gorilas, que podrás ver como si estuvieras en su ambiente.

El precio de la entrada ronda unos $11, aunque con recargos y demás para determinadas zonas el coste puede llegar a los $20, aunque el precio vale la pena, desde luego. No te lo puedes perder.

Los horarios del Bronx Zoo son de lunes a viernes de 10.00 a 17.00 horas, y sábados, domingos y festivos de 10.00 a 17.30 horas. En todo caso, puedes obtener más información en la página oficial del Bronx Zoo.

No te pedimos que centres gran parte de los días que tienes para visitar Nueva York al Bronx, pero sí que te recomendamos que dediques al menos un día para visitar este mítico lugar. Con la excusa de la visita al Bronx Zoo, date una vuelta por la zona y así podrás presumir que has estado en el legendario Bronx.

Manhattan

Manhattan es la inmensa isla formada en la desembocadura del Río Hudson y donde se originaron los primeros asentamientos que dieron origen a la ciudad de Nueva York. Como entederás, en consecuencia, es el corazón de la ciudad, donde se encuentra en centro financiero de Wall Street, donde está Central Park, donde está el típico Sky Line de Nueva York, los grandes y característicos rascacielos de la ciudad, la Estatua de la Libertad y un sinfín de lugares que identifican claramente a la ciudad ante el Mundo.

Manhattan está dividida, a su vez, en tres partes:

El Uptown de Manhattan.
El Midtown de Manhattan.
El Downtown de Manhattan.

En realidad no se trata de divisiones administrativas, sino meras denominaciones surgidas para entenderse los neoyorquinos. En todo caso, en nuestra Guía de Nueva York las seguimos porque son especialmente útiles para situarse.

No obstante, la isla de Manhattan presenta tantas divisiones como vecindarios queramos distinguir, y se puede hablar del East Side, del West Side, del Upper Manhattan, de Little Italy o “Nolita” o “NOHO”, del SOHO, del Lower East Side, de Chinatown, etc, etc, etc … Pero, como te indicamos, preferimos esta división en tres grandes zonas porque resulta más útil y menos liosa. Dentro de cada una de esas divisiones nos ocuparemos, a su vez, de otras subdivisioneso barrios para que te vayas ubicando, así como de las principales atracciones que podrás encontrar en cada una de esas zonas.

Estas tres divisiones, como se deduce de su propia denominación, se corresponden con la parte alta de Manhattan (Uptown), la parte media (Midtown) y la parte baja (Downtown).